martes, 9 de agosto de 2016

118

EL CÁNCER HISTÓRICO DE LAS IGLESIAS
 De la Inquisición al yihadismo.
Poder político, cultural y destrucción del pensamiento y la libertad.
Referencias: Nietzsche, Cioran, Camus, W.H.Auden, Thomas Bernhard


 El poder de las iglesias, católica, islámica, las más presentes para nosotros, va aunado en la historia a dos formas de acción: el  terror cuando necesitan imponerse y dominar territorios, y el poder económico e ideológico una vez asentadas en ellos, con la colaboración de las fuerzas de derechas y capitalistas que a su vez las amparan y sustentan para favorecer sus propios intereses.
De ahí que ante ese poder, sean pocos los escritores, ideólogos, y políticos, que las ataquen con el rigor crítico y la libertad que debieran hacerlo. Lo comprobamos en campañas electorales como las que sacuden a España en nuestros días. O a la hora de hablar del terrorismo yihadista, con el "respeto" que se tiene a quienes basan su fuerza persuasiva en lecturas y aplicaciones, como siempre dirigidas y sesgadas -ya lo hizo también la Inquisición y las guerras de religión o conquistas de territorios de los cristianos en pasados siglos-, de los textos religiosos islámicos que seleccionan, y si es preciso tergiversan, para ayudar a sus "sacrificados" soldados del profeta, labor en la que colaboran las mezquitas, clérigos y gobernantes de los países en que domina esa religión. No olvidemos los intereses económicos que subyacen debajo de estas turbias historias y los de los fabricantes de armas occidentales, intermediarios, y grandes empresas con intereses en petróleo y otras fuentes de riqueza en ellos.

Y al margen de los extremismos, -que también los gobiernos europeos o de EEUU aprovechan para imponer medidas restrictivas y recortes de libertades a todos los ciudadanos de sus países- merece la pena subrayar y denunciar el papel que las iglesias juegan en la vida cotidiana de los ciudadanos: desde la servidumbre de la mujer a la entrega a la farsa de sus peregrinaciones, sean a la Meca o al Rocío, fiestas, cultos y ceremonias que anulan el pensamiento religioso y la auténtica libertad a los conversos y practicantes de ellas. (Y no hablamos de las creencias privadas, sino del negocio económico e ideológico de dichas iglesias). Su terrible influencia en la educación. Que une sus fines denominados religiosos al poder político y económico que desarrolla, al tiempo que incide en la eliminación de un pensamiento libre y de las diferencias interpretativas en los grandes problemas filosóficos que deben desarrollar los ciudadanos desde muy jóvenes..


Es útil en estos momentos de baja actividad crítica intelectual, y no hablamos de ideas o conceptos religiosos sino que nos referimos al poder y al dominio cultural de las Iglesias como instituciones que se apropian de ellos y los administran según sus intereses espurios, recoger palabras de algunos filósofos y escritores que sí denunciaron esta aberración que nada tienen que ver con el pensamiento y las dudas existenciales o metafísicas y si con los poderes reales que tanto daño causan a los seres humanos y a los pueblos. Es la doctrina que desde muy pequeños  va inundando y acomodando la mente de las personas para convencerlas, según crecen, de la necesidad de la obediencia a las leyes y autoridades que la imparten, el sacrificio, la esclavitud del trabajo, la moral rígida y machista, y si es preciso la propia vida, con la recompensa de "la otra Vida" que les espera.


Nietzsche:


Como si la humildad, la castidad, la pobreza, en una palabra, la santidad, no hubieran causado hasta ahora en la vida un daño indudablemente mayor que cualesquiera horrores y vicios... El espíritu puro es la mentira pura... Mientras el sacerdote, ese negador, calumniador, envenenador profesional de la vida siga siendo considerado como una especie superior del hombre, no habrá respuesta a la pregunta: ¿qué es la verdad?
... El animal doméstico, el animal de rebaño, el animal enfermo hombre: el cristiano... El sacerdote mismo se halla reconocido como lo que es, como la especie más peligrosa de parásito, como la araña venenosa de la vida.


Contemporáneo de él, Cioran:


La Iglesia, un nombre de un verbo esclerotizado, erige sus hogueras. San Pablo; responsable de nuestros prejuicios en religión y en moral ha fijado las normas de la estupidez y ha multiplicado las restricciones que paralizan aún nuestros instintos... La palabra quiere ser machacada a fuerza de invectivas, amenazas y revelaciones, de afirmaciones estentóreas: le gustan los bocazas. San Pablo fue uno de ellos, el más inspirado, el más dotado, el más astuto de la antigüedad.


Albert Camus.


Lo que reprocho al cristianismo es que sea una doctrina de la injusticia...Somos el resultado de veinte siglos de imaginería cristiana. Desde hace 2.000 años se presenta al hombre una imagen humillada de si mismo. el resultado está a la vista. En todo caso: ¿ quién podría decir lo que seríamos si si hubiera perseverado en estos veinte siglos el antiguo ideal clásico, en su bella figura humana?


W.H. Auden


No existen mayores supersticiones en el mundo que las que promueven tanto el cristianismo como el Islam. Ambas contienen en si enorme belleza, pero al mismo tiempo son fuertemente reaccionarias... Se puede también sostener que los dogmas supersticiosos han dado origen a la crueldad y la opresión tanto corporal como espiritual. Por eso es nuestro deber luchar contra toda superstición que sea inhumana y atente contra el desarrollo social. A las otras supersticiones debemos tratar de comprenderlas como variantes de las supersticiones mayores que existen y dominan las sociedades  más altamente desarrolladas.


Thomas Bernhard.


el cristianismo destruye el alma del niño, lo asusta, anega su carácter. La estructura del Estado y de la Iglesia es tan horrible que solo se puede odiarla. Soy de la opinión de que todos los países y todas las religiones a las que se los conoce de cerca, son igual de horribles.

jueves, 28 de julio de 2016

117



LA GRAN MENTIRA : EN ESPAÑA NO HAY DERECHAS NI IZQUIERDAS


Con citas de: Norberto Bobbio. Kafka. José Martí. Sánchez Ferlosio. Nietzsche




Hablamos no en términos de personas individuales o de pequeños grupos, políticos o sociales, sino de los partidos que, inmersos en la mentira de la democracia -¡qué más quisiéramos que vivir en una democracia no del dinero, de los intereses bancarios e imperialistas, sino de las ideas (utopías) de la libertad no mediatizada, del desarrollo igualitario, donde el imperio de la Ley, el poder de la Iglesia y los medios de incomunicación no condicionaran, con el mercado y la publicidad, a la mayor parte de los ciudadanos- nos martirizan día y noche con sus lenguajes torticeros, farsantes, más propios de telenovelas que de la política, en sus ansias burocráticas de ocupar las parcelas de poder que se les concede.
Por eso, a quienes así pensamos, que consideramos se debiera rechazar ésta para luchar por otra realidad diametralmente opuesta a la que vivimos, nos llaman pesimistas.

PRIMERA CITA. NORBERTO BOBBIO

Soy un ilustrado pesimista... Me parece además que la postura pesimista se adecúa más al hombre ilustrado que la postura optimista... Sólo sé que la historia es un drama, pero no sé, porque no puedo saberlo, que es un drama con un final feliz. No querría que esta declaración de pesimismo se entendiera como un gesto de renuncia. Es un acto de sana austeridad tras tantas orgías de optimismo, un prudente rechazo a participar en el banquete de los retóricos siempre festivos... Y además, el pesimismo no refrena la laboriosidad, sino que la encamina y dirige mejor a su objetivo. Solo el buen pesimista está en condiciones de actuar con la mente despejada, con la voluntad decidida, con sentimiento de humildad y plena entrega a su deber.

Las derechas. Palabra que no puede aplicarse a quienes hoy la usufructúan en España. Porque lo lógico sería denominarlas: los neofranquistas, acomodados con nuevas formas- el desarrollo económico- pero sin perder sus orígenes, los de las atrocidades del franquismo que ellos se niegan a condenar. En cuanto a su actuación pública también se muestran herederos suyos: en la corrupción, en la ideología totalitaria, en su amparo del catolicismo eclesial, ultramontano e influyente, desde la educación a la vida cotidiana, en la dependencia de los neoliberalismos económicos, militares, hasta culturales, lacayos pues ayer y hoy. Y no dudan en acomodar, dentro de los límites que les permiten las leyes, la justicia, la censura, la información y sus medios comunicativos y festivos  embrutecedores, a sus intereses.

Y las izquierdas. Partidos acomodados al juego y la farsa democrática que contribuyen al mantenimiento del nuevo viejo Régimen. Cierto es que no pudo por menos que mejorar sus aspectos sociales, no en la diferencia de clases, que siguen existiendo, una cada vez más amplia y limitada en su "bienestar", otra cada vez más reducida pero poderosa en su riqueza y nivel de vida. Pero abdicaron de cualquier programa revolucionario. Y aceptaron la violencia del poder. Violencia como patrimonio de un Estado que la emplea gracias a las leyes que a sí mismo se da.. Contribuyen así a mantener ese poder durante años y años sin que las izquierdas intenten imaginativa y colectivamente transformarlo,  resignándose a su pasividad y  aceptando las políticas que les imponen no ya desde su Gobierno, sino desde los auténticos Gobiernos ultracapitalistas internacionales que les dictan su Ley: la de los bancos y oligarcas. Hablando de esa violencia que ellos monopolizan al tiempo que han convencido a sus súbditos no puede ser empleada en su contra, no viene mal la cita de un escritor tan creativo como visionario, Kafka, segunda cita cuando escribe como empleado de la oficina de seguros en referencia a  los trabajadores accidentados que acuden en busca de ayuda:

             Que gente más resignada. Acuden a nosotros a suplicar. En vez de asaltar el edificio y hacerlo todo añicos, vienen a suplicar.

A veces surgen movimientos renovadores que pretenden ser revolucionarios. No tardan los más oportunistas incrustados en ellos en acomodarse a sus fines que lentamente, - la acción es ahora elección-, elección tras elección, se van amoldando a aquellos que criticaban y contra los que surgieron y por los movimientos no de partidos fueron apoyados. Hasta que el Congreso se convierte en una nueva televisión mediática y esperpéntica donde más que las ideas importa la "representación", para gozo de la "sexta" o la "primera", en el negocio mediático. Bulla, cinismo, lenguaje pedestre, chistes vulgares y horteras, concursantes del premio al más visitado y usado en el otro destrozalenguajes del que se vanagloria, a través del invento antipensamiento de las redes, amantes al fin de los espectáculos banales como los de la "quinta", la "tercera", otras múltiples televisiones, que multiplican, eso si, su imagen y les dan publicidad gratuita. Y para algunos de nosotros, es lo más lamentable de todo si no queremos volvernos ermitaños: soportar mañana, tarde y noche, sus rostros en las televisiones, sus palabras en las radios. Pasamos de la repugnancia física que nos provocaban, por ejemplo, Aznar, Rato, Álvarez Cascos, a la renovada de Rajoy, Montoro, Báñez, Fernández Díaz. O al rechazo ético y lingüístico de los que se dicen de izquierdas. Y menos mal que, lejos de Cataluña, no sufrimos las caras y palabras del cínico Mas o el obispable Junqueras.
Televisiones que se pasan día y noche con tertulianos que les acompañan para convertir los platós en circos que excluyen el pensamiento, la reflexión, el diálogo, el lenguaje comedido y creador y potencian los gritos, exabruptos, gestos barriobajeros. No se escuchan entre ellos ni se responden. Solo mantienen su insoportable verborrea.

TERCERA CITA. JOSÉ MARTÍ

El respeto a la libertad y al pensamiento ajenos, aún del ente más infeliz, es en mi fanatismo: si muero o me matan será por eso...
El primer deber de un hombre es pensar por sí mismo. Por eso no quiero que quieras al cura: porque él no te deja pensar.

Podríamos añadir: el cura o el dogmático, el tertuliano o el dictador político.

Desde hace mucho tiempo, tal vez desde el final de la segunda guerra mundial, todos los utópicos fueron vencidos. Los sindicatos pactaron con el poder y los llamados partidfos de izquierda, socialismo y comunismo, con el parlamentarismo. Así, las ideas, la reflexión y sobre todo las acciones reivindicativas fueron lenta pero progresivamente desapareciendo de las acomodadas, amaestradas y hasta pagadas izquierdas. Y el desarrollo del poder y la falsedad de los medios de comunicación -periodistas, tertulianos, opinadores que algunos llaman politólogos, (?) vulgares burócratas acomodados a la paga de la vergüenza que a muchos les hace abdicar de su profesionalidad e independencia de acuerdo a los intereses que imponen los dueños internacionales de esos medios -y la mayor parte de los que se rebelan son despedidos o silenciados-, dan vueltas y vueltas a lo que llaman actualidad -el sensacionalismo, los sucesos, la vida frívola ocupan sus mayores audiencias. con vulgares aportaciones cuando hacen comentarios políticos, tan reiterativos como inocuos.


CUARTA CITA. RAFAEL SÁNCHEZ FERLOSIO.


Ninguna opinión es respetable, todas han de ser atacadas con toda la apasionada subjetividad que es propia del más libre y más generoso entendimiento.
¿Por qué me suscita siempre la impresión de un actor que sobreactúa quién declara no estar ejerciendo otro papel que el de objetivo expositor de la realidad o imparcial mensajero de los hechos?


Y dentro de este erial en el que vivimos, la cultura. Salvo excepciones resulta deleznable comprobar la supeditación al mercado de los escritores. También la derecha y la izquierda aquí se han sumergido en el único objetivo por la mayor parte de ello0s buscado: la mercantilización de la cultura.
Nos quedan afortunadamente, para sumergirnos en la isla del pensamiento y la belleza, los creadores del pasado y algunos continuadores de ellos en el presente que, pese a la publicidad, el embrutecimiento cole3ctivo y el poder de la industria cultural, sobreviven.


ÚLTIMA CITA.  NIETZSCHE


Compañeros para su camino busca el creador, y no cadáveres, ni tampoco rebaños y creyentes. Compañeros en la creación busca el creador, que escriban nuevos valores en tablas nuevas.


miércoles, 13 de julio de 2016

Número 116.

¿CRISIS EN PODEMOS?


Una "vieja" reflexión de T.W. ADORNO para una "nueva" crisis.




 Se habla y escribe estos días, más interesada que analíticamente, sobre la crisis de PODEMOS. Y se refleja, por desgracia también por algunos de sus dirigentes, con palabras que no atienden a lo que deben ser los principios, fines y problemas políticos e ideológicos que pueda tener la organización, sino a cuestiones más referidas a sus estructuras políticas, formas de gobierno e intereses partidistas. No se ahonda en reflexiones y discusiones que dentro de ella tengan que ver con su desvinculación de los poderes económicos y dependencias internacionales y sus imposiciones brutales al servicio de los bancos y en contra de la mayor parte de los ciudadanos  en el Estado español, sea el que sea; tampoco sobre el papel alienador que en la educación, los hábitos y las culturas, las costumbres y la moral, juega la Iglesia Católica con su poder alienante; ni de la necesaria independencia respecto al imperialismo militar norteamericano y el uso que de él realiza en España con sus bases y el papel determinante que juegan en sus guerras de domino e intereses estratégicos; ni de la cultura, su mediatización y al servicio de la publicidad y el papel que juegan las televisiones y los medios de comunicación,    parece que lo importante es ocupar un espacio en ellas y no criticar el carácter dependiente de las multinacionales y el papel desconcienciador y embrutecedor que provocan en los ciudadanos; la corrupción, no tratada de forma sensacionalista, sino en su más profundo alcance, corrupción que afecta desde ídolos deportivos, culturales, sociales y no digamos económicos o políticos; la manera de combatirla incluso más allá de las leyes siempre al servicio de los poderosos; el papel que juegan los sindicatos con las imposiciones de empresarios y su leve actividad reivindicativa, etc...


Por ello traemos a nuestra reflexión unas palabras ideas de T.W. Adorno, escritas hace ya años, mucho antes de que surgiera Podemos, pero que pueden aplicarse, desde mi criterio a la discusión que no se tiene sobre el proceso transformador de la sociedad y no el crecimiento y desarrollo de un partido político. Escribía Adorno:


Ni el marxismo ni el socialismo son válidos, dogmáticamente, para un nuevo concepto de civilización y libertad, propio de la utopía. Que debe comenzar abominando de la herencia de la moral judeocristiana.
No existe la clase trabajadora como sujeto de la revolución. La transformación histórica han de realizarla grupos no encuadrados en partidos: estudiantes, intelectuales, trabajadores no integrados en el sistema.
Una lucha contra la moral dominante y contra quienes se integran en el sistema
...
La Nueva Izquierda no es marxista ortodoxa ni socialista. Se caracteriza, al contrario, por una profunda desconfianza respecto de toda ideología, incluso la socialista por la que se cree, en cierto modo, traicionada.


E incluimos otra reflexión suya para los adoradores de los nuevos medios técnicos de comunicación y el culto a Internet y sus barbaridades puestas cada vez más al día en quienes lo usan para soltar su brutal neoanalfabetismo


La técnica moderna, tomada en sí misma, puede convertirse en un medio espantoso de dominio, y hoy vemos que efectivamente se ha convertido en eso

viernes, 1 de julio de 2016

Número 115


1936 - 2016  LA BÚSQUEDA DE GARCÍA LORCA Y DEL PASADO.

MEMORIA DEL TERRORISMO FRANQUISTA SOBRE GRANADA

Han pasado ochenta años desde que unos terroristas al servicio del general Franco, asesinaron a Federico García Lorca.
Apenas unos meses después de muerto el Dictador marché a Granada para escribir un libro sobre el hombre y el poeta y la circunstancia histórica. Porque Lorca no era sino una víctima entre las víctimas de aquel pequeño genocidio que inició la peor era conocida por la historia de España. Ahora solo se habla de encontrar sus huesos, en controvertidos intereses familiares, sociales y memorísticos. A mi no me interesan las lápidas, las ceremonias rituales: sí la memoria histórica. Por eso insisto en el tema colectivo, -que otros hablen de lo más sensacionalista y oculten lo que desencadena las tragedias humanas-, cuarenta años después de mi búsqueda,  los motivos de aquel trabajo que, al publicar el libro, me acarrearon amenazas de muerte. Algunos periódicos dieron breves noticias de ellas, de los que a través del teléfono las proferían y dejaban grabadas y se llamaban "Nestares". Fijo que había muchos, por desgracia. Y no todos han desaparecido en nuestro presente histórico, ni las motivaciones de semejantes crueldades.


Fui, decía, a Granada, buscando las huellas de García Lorca, su asesinato. Y en la ciudad, en los pueblos, encontré algunas gentes que al fin rompían su silencio. De entrada me decían: "García Lorca, por qué se habla solo de García Lorca? Fueron muchos, muchos los asesinados, cientos y cientos de granadinos. ¿Cuándo se va a hablar de ellos?"
En Víznar, cuando nombraba a Lorca ,  muchos entornaban los ojos, quedaban en silencio. Reproduzco algunas impresiones sacadas en el año 1976

20 de julio de 1936. La siesta alarga la tarde de la ciudad de Granada. Coches y camiones cargados de guardias civiles y de Asalto, recorren de uno a otro extremo sus calles. Coágulos de sangre comienzan a romper la claridad de las ventanas. A las seis de la tarde Radio Granada da lectura a un bando de guerra. CNT cuenta 16.000 afiliados. UGT 12.000. Los responsables de la República no dan armas a quienes las solicitan. Pese a ello, en el Albaicín, se organiza la Resistencia. Durará tres días. El Ideal -los periódicos siempre fieles al interés económico y político que les mantiene y al nacional catolicismo que procura alimentarlos y dominarlos-, escribe: "Han sido reducidos los rojos atacantes de las tropas granadinas del Movimiento Nacional por la Patria y la República. Resultan algunas bajas y hubo que apelar a medios violentos".
La mentira se une siempre al crimen.
Del 21 al 24 de julio los fusiles insurrectos no dejan de asesinar a granadinos en el Cementerio Civil del Cerro del Sur.  2.137 personas aparecieron en los registros como sentencias cumplidas en Granada. Los testimonios personales elevan a 8.000 los fusilados.
El Comandante Valdés es  el gobernador de la ciudad desde el 20 de julio. El capitán Nestares -ya apareció el nombre-, falangista encargado del "orden público" será señalado como el último responsable de la muerte de Lorca y otros ciudadanos granadinos. Colegas de aquellos trágicos sucesos, entre otros, Capitán Manuel Rojas que ya se había "entrenado" en la represión de los sucesos de Casas Viejas, Ramón Ruiz Alonso, tipógrafo, empleado en El Ideal, sobre el que escribirá Gil Robles, otro "ilustre" nombre en 1937: "Ruiz Alonso viene del taller, surge de las entrañas del pueblo, cuyos dolores comparte y cuyas aspiraciones vive", lenguaje que perdura en nuestros días, cuyas palabras  le definen mejor que las de su exégeta, palabras  que berrea por Radio Granada la misma noche en que se produce el asesinato de Lorca: "El secreto de las espadas es duro y está reciamente templado. Las gargantas de los traidores serán ahogadas en su misma sangre. ¡Pide paso la nueva España!". Nueva, vieja España. España de todos los tiempos, desde la Inquisición  al PP. de los Fernández.

Luis de la Torre era médico de Víznar Alfácar desde 1934. Apenas tuvo trato con Nestares y otros implicados en los crímenes de Granada. Me cuenta en 1976:
"La muerte de García Lorca, contra lo que se ha dicho, no trascendió. En estos lugares no era conocido. Hubo otras muertes, en cambio, que si se comentaron en el pueblo. Por ejemplo, el fusilamiento de Paquito García Labella, catedrático que había militado en Izquierda Republicana. Le obligaron a que desde el Ayuntamiento de Víznar dijera unas apalabras de apoyo a los fascistas y luego le fusilaron. O la de Vila, el rector. Le fusilaron a él,  y a la mujer y hermana, alemanas huidas de Hitler, algo que Pepe Nestares no podía perdonar. Los tres primeros meses fueron horrorosos. Lorca fue uno más. Mataban al que querían matar, bastaba una simple denuncia, un informe de la Falange. Había dos procedimientos: uno, semioficial, a través del Gobierno Civil de Granada,escuadrones negros y simple paseo el otro. Pasaría tiempo hasta que las gentes de Viznar y Alfácar supieran que el escritor García Lorca se encontraba también en el barranco. En los días en que a él le mataron ocurrió un hecho que causó sensación. Una mañana fusilaron en el cementerio de Viznar a seis hombres. Pero dos no murieron. Y cuando llegaron los enterradores se habían escapado. Desangrándose se arrastraron por los barrancos hasta Alfacar. Aquí vinieron por ellos, y más muertos que vivos, les fusilaron de nuevo. La mayor parte de los enterramientos se hacían en el barranco, a la derecha según se viene de Viznar a Alfacar, en un pequeño montículo que años más tarde se sembraría de pinos para que las raíces sujetaran la tierra impidiendo los corrimientos que hacían aparecer huesos y cadáveres... Que yo sepa, como Jefe de Sanidad en 1943, solo se hizo una exhumación. El resto del pueblo tiene miedo a hablar de estas cosas, remover el pasado. Sabían, pero callaban.. Era frecuente escuchar los disparos después del amanecer. las primeras noticias sobre la muerte de Lorca, yo las tuve en Granada...Luis Trescastro, estudiante de Derecho, era en el fondo un cacique de Alhama, y como compañero de Ruiz Alonso, participó en estos hechos".

Publiqué mi libro Yo, García Lorca, en 1977 en la editorial Zyx.. Y en Interviú un largo trabajo titulada: "Granada, las matanzas no se olvidan". Luego, durante semanas, recibí por teléfono las amenazas de muerte.
Han pasado 40 años. La memoria del asesinato de García Lorca es la memoria de los crímenes del terrorismo franquista. Más que buscar unos restos debe desenterrarse el pasado de aquellos terribles sucesos para tener siempre presente lo que las ultraderechas, cuando alcanzan el poder, realizan: es esa violencia terrorista que no puede quedar impune, al menos en el pensamiento y en los escritos, en la sensibilidad de los ciudadanos, si quieren que la ética y la civilización no desaparezcan para siempre.




jueves, 23 de junio de 2016

número 114


LA MENTIRA POLÍTICA.

SOCIALDEMOCRACIA Y CONFORMISMO
CIVILIZACIÓN O BARBARIE.
         Con Montaigne y Walter Benjamin

La Mentira.

En uno de sus brillantes ensayos, Michel de Montaigne escribe sobre la mentira. La mentira, a quién más daño hace es a quién la ejecuta, porque le desnaturaliza, deshumaniza, convierte en un buscador del éxito al precio que sea. La mentira puede usarse para halagar a los poderosos o para atraerse a las masas. En política, y sobre todo en tiempo de elecciones, es el arma principal que ejecutan los partidos que buscan votos. Frente a los pensamientos y el rigor de un diálogo que parta de las dudas y pretenda encontrar caminos colectivos para transformar una sociedad, en su afán por gobernar, los que se escudan en ella, esgrimen falsas promesas, disfrazan su ideología, olvidan tratar temas fundamentales que afectan al desarrollo político y social que podrían resultar molestos a la hora de plantearlos, dada la educación, cultura, memoria histórica, alienación, conformismo, de gran parte de los seres humanos a quienes se dirigen. Muestran así su más reaccionaria actividad en la que no dudan en disfrazar sus principios -los que los tengan- y hacer patente que es alcanzar las más altas cotas de poder la verdadera finalidad de sus principios.
Escribe sobre este tema Michel de Montaigne:

"aquellos que hacen profesión de no formar su discurso sino según convenga a los intereses que negocian y según el gusto de los grandes a quienes hablan... Solo por las palabras somos humanos y nos mantenemos unidos entre nosotros."

La mentira, en la boca de quienes discursean en las campañas electorales, es el atributo de aquellos que reniegan de sí mismos para convertirse en marionetas al servicio de lo más deleznable de la política.

La socialdemocracia

En la trasmutación que efectúan, para definirse a sí mismos y a las ideas que desean transmitir a quienes convocan al Gran Teatro de la vida pública que antecede a los fastos políticos de las elecciones, resulta frecuente comprobar como los candidatos se suben al caballo de la democracia -que parece ser una, universal y dogma de fe para todos  sus creyentes-para así apaciguar o convocar a las huestes a quienes se dirigen. Luego, en su nombre, vendrán regímenes como los de Mussolini, Perón o los franquistas que se vanagloriarán de este modelo de sociedad añadiéndoles algunas aclaraciones -orgánica, popular, etc. , olvidando que la socialdemocracia genuina enterró las corrientes revolucionarias que verdaderamente luchaban por una sociedad más justa, libre e igualitaria, y no un capitalismo ´que hábilmente conformara a la mayor parte de la población con sus políticas económicas de explotación de la mayoría por unas minorías cada vez más poderosas, y políticas sociales, educativas y culturales, absolutamente discriminatorias.
Uno de los grandes pensadores escritores del siglo XX, que se suicidó antes de que lo internaran en uno de los campos de concentración que, el régimen bendecido por su pueblo, de Hitler, estableció en gran parte de Europa tras su conquista del poder en Alemania, Walter Benjamín, escribió sobre este tema numerosos trabajos. Un fragmento nos ilustra sobre el papel político y sindical que la socialdemocracia jugó desde su auge, en su oposición a los orígenes del marxismo, hasta nuestros días.
Escribe:


"El conformismo que, desde el principio, ha encontrado acomodo en la socialdemocracia, no solo afecta a su táctica política, sino también  a sus ideas económicas. Y es una causa de su posterior debacle. Nada ha podido corromper tanto a los obreros alemanes como la opinión, según la cual iban a nadar con la corriente. La revolución técnica pasaba para ellos por la pendiente misma de la corriente con la cual creían ir nadando. De ahí había un paso a la ilusión de que el trabajo en las fábricas, que se hallaría en la misma dirección del progreso técnico, representaba ya un logro político...Ya el programa de Gotha porta en si las huellas de este enredo, definiendo el trabajo como "fuerza de toda riqueza y de toda cultura".


Para completar la cita recogemos otras breves líneas de Benjamín en                  

Cultura y Barbarie. válidas para aquel pasado y nuestro presente:


La tradición de los oprimidos nos enseña que el "estado de excepción" en que vivimos es sin duda la regla. Así debemos llegar a una concepción de la historia que la corresponde enteramente".


Civilización y barbarie.
Quizás para no mentir o para no mostrar sus debilidades ideológicas, en la interminable campaña electoral que nos invade desde hace meses, temas fundamentales no se tratan, y apuntamos entre otros: la necesidad de luchar con ideas y planteamientos tácticos contra el cambio climático y la destrucción ecológica del Planeta; la lucha ideológica y práctica contra las religiones y su nefasta influencia desde el inmenso poder que detentan desde España a Estados Unidos pasando por Israel o Arabia Saudí, sobre los ciudadanos; planteamiento de una economía que deje de estar supeditada a los intereses monopolistas y explotadores de quienes desde USA o el Banco Central Europeo la impulsan para agudizar el deterioro de la vida laboral y social de los ciudadanos, lo que supondría un auténtico nacionalismo independentista -no para instaurar un poder continuista allí donde lo plantean, sino para destruirlo precisamente-, y en este terreno incluir temas como los de la OTAN o bases norteamericanas en España y su desligamiento de ambas; la cultura y la educación concebidas no al servicio del mercado, la publicidad y el neoanalfabetismo, sino para expandir la importancia del pensamiento, último reducto de la libertad, la diferencia y la igualdad de los seres humanos, frente al concepto de masa, pueblo, gentes, conformes y educados en los catecismos que se les impone, políticos, sociales o culturales... Podríamos encontrar otros ríos que hablaran de lo mediático -la utilización de las televisiones devastadoras de las conciencias- teatralero, twitero, y de como a esta barbarie solo ha de oponerse otro concepto del progreso de la civilización.

jueves, 16 de junio de 2016

113


FUTBOLISTAS, PERSONAJES MEDIÁTICOS, PROSTITUCIÓN Y LA GENTE


Es una reflexión que no aparecerá en ninguna de las "actuaciones" esperpénticas, teatrales y publicitarias, de los que hablan de política, elecciones y democracia. Nada más hay que ver y escuchar como pasaron más que en un suspiro cuando en el tedioso y casi miserable coloquio de los cuatro candidatos se les preguntó, y por dos veces, sobre el tema de la violencia de género.
 Ellos dicen representar y apoyarse "en la gente", el pueblo, la ciudadanía (por cierto, espantosa palabra). Los de abajo o los de arriba. Masas al parecer amorfas, abstractas, sin singularidad, voluntad, encadenadas a sus designios. Porque lo único que buscan quienes en su lenguaje las utilizan y dicen representarlas, convictas en su entrega producto de su alienación, religiosa, cultural y política, es que les voten unciéndose al mandato que les otorgan para que puedan convertirse en burócratas banales del poder que dicen van a ejercer sin que reconozcan su propia servidumbre a intereses macroeconómicos y multinacionales.
Para eso utilizan, hasta el ahogo extenuante, la televisión, las campañas publicitarias, los lenguajes convencionales y reiterativos, ayunos de ideas, pensamientos, diálogo, ética.

En medio de la reciente campaña surge, uno más entre los escándalos de corrupción que salpica la vida española, económicos, morales, sexuales, el protagonizado por algunas personas dedicadas al fútbol o al cine.

La destrucción de una ética individual y colectiva, la eliminación de la conciencia crítica, la despersonalización de los ciudadanos convertidos en "gente", "pueblo", masa uniforme y  sumisa, fiel a los catecismos y líderes profetas que los necesitan como adictos de sus Iglesias -llamadas partidos- es el objetivo de las prédicas que una y otra vez sueltan en los escenarios.

Existen muchas clases de prostitución femenina y masculina -por desgracia e historia infinitamente más abundante la primera, que todavía el mundo es machista como los profetas y dioses representados por quienes se hicieron "a su imagen y semejanza"- Se da entre la alta sociedad, en los beneficios que el poder económico proporciona, en las instituciones y hasta en la cultura, en la búsqueda de seguidores y espectadores que exhiben los protagonistas de los platós de televisión, en revistas que los mezclan con banqueros, cardenales, potentados de los negocios económicos, políticos en ejercicio del poder, grandes intelectuales o triunfadores en el mundo de las artes y las letras, el deporte. Y las clases más explotadas -los inmigrantes, sean mujeres o niñas y también niños y jóvenes constituyen una de sus más miserables fuentes de negocio- conforman esa atroz realidad que se complementa con la más perniciosa y explotadora pornografía en la que la puritana Estados Unidos ostenta la supremacía del negocio- y que van aliadas a la tortura, la degradación del ser humano, la explotación más inhumana que existe y hasta la muerte-asesinato como punto final a los desdichados que con sus "servicios" intentan sobrevivir.

Pero, y para referirnos a lo que se denomina actualidad, a los ídolos de esa gente no los toquemos. No toquemos ni critiquemos sus  ingresos que debieran producir náuseas y rebeliones -como ocurre con los grandes banqueros y empresarios- en una sociedad que explota hasta la iniquidad el trabajo y la vida de millones de ciudadanos. Si delinquen además a la hora de pagar impuestos, nadie pide inmediata cárcel para ellos. La "gente" aplaude a sus ídolos y triunfadores y se burla y ataca a quienes osen atacarles. E igual ocurre si son depredadores sexuales que se ríen de las víctimas a las que explotan por unas monedas: no se les pueden pedir responsabilidades, lo importante es que continúen recibiendo sus vítores y apoyos. Pasa igual que con las banderas. Aunque estén manchadas de corrupción, de sangre, se envuelven en ellas. También los nacionalismos son ajenos a las posibles culpas y miserias de quienes los representan. Importan más los dibujos o colores de los trapos, los himnos, los cánticos, las multitudes que los cobijan, para las "gentes" de Hitler, Franco, Stalin, Perón, etc.

No, no son temas para hablar, dialogar pausada y profundamente a la hora de tratar de política, de realidades humanas y colectivas. Que sigan las ceremonias, los espectáculos televisivos -importa más cómo visten y actúan sus protagonistas que los contenidos y reflexiones de las palabras que pronuncian- que se emplee la palabrería reducida a alguna frase mal escrita en esos que llaman medios de comunicación, y el vocinglerío.

Votadles, votadles,  que después, cuando el espectáculo ya sea poder, la palabra seguirá muerta, pero los depredadores internacionales que ahora olvidáis, os seguirán apretando el dogal al cuello, que el pensamiento cada vez existe menos. Ah, y que triunfen en el deporte, el cine, donde sea, los de las "gentes", aunque sean depredadores económicos, sexuales, morales. Serán sus ídolos intocables.



martes, 24 de mayo de 2016

Número 112


ESPAÑA DE SACRISTÍA Y PANDERETA. ESTE PAÍS CASPOSO, CORRUPTO, ANESTESIADO, JARANERO, INQUISITORIAL.


¿QUIENES INVOCAN, QUÉ PRETENDEN, CON QUÉ FINES, LOS QUE A TODAS HORAS SE DIRIGEN A QUIENES LLAMAN GENTE, PUEBLO, CIUDADANOS?


Rouco Varela y sus sermones psicoanalíticos sobre el sexo y la familia; esteladas que envuelven cuerpos sin cerebro -u otras banderas, ah del día en que se destruyan todos los nacionalismos-; toros de la Vega para animalizar a los seres humanos felices por regresar a sus orígenes; Vírgenes del Rocío -un millón de alienados para romper la idea del ser pensante-; periódicos de los sábados y domingos rivalizando con las viejas nuevas revistas franquistas al servicio de los majaderos, la nobleza y las clases explotadoras y para solaz del pueblo bien sojuzgado por ellas-; la hija de Franco y otros personajes nobles todavía vivos y poderosos en papel couche; pasarelas del cine, la literatura, la moda -triste espectáculo para denigrar el arte, la cultura y a la mujer-;  la fiesta de los toros con sus rituales gentes en las barreras y callejones, el Rey el primero, ahora con hija, y  banqueros, latifundistas, políticos, aristócratas; los ininterrumpidos coloquios de las televisiones -el que más grite, insulte, pisotee el lenguaje y sea más cínico será el vencedor-; las palabras -palabras, que no conceptos, palabras reiteradas, mendaces, embusteras, de los líderes políticos en campaña teatrera electoral; los Vargas Llosa impartiendo doctrina política amparada en su relumbrón: ahora, primero Isabel Preysler, segundo el premio Nobel; noticias sobre quién se mete en la cama con quién; la censura que no se ve y dicen ya no existe pero que posee el poder que marcan los empresarios de  eso que dicen cultura y es solamente industria y monopolio imperialista y la sujeción a ella de quienes desean ser correctos y no tocar lo que no lo es para ocupar un lugar en la información y vivir de las rentas aunque destrocen la ética, la belleza y la libertad.

Y al fin, el último acontecimiento del mes,  el Rosell y sus recetas, como Jefe de los Empresarios, para apretar más el dogal uncido al cuello, las manos y los pies, de la clase trabajadora: porque existen terroristas de la palabra que son bien reputados y remunerados, no juzgados, y gracias a ellos se agranda más la pobreza y la miseria de la mayor parte de la población -no de su casta, que obtiene mayores beneficios- en los lugares en que dominan.

Esta España putrefacta, rancia, horriblemente fea, acomodaticia a cualquier tipo de catecismo, religioso, nacionalista, cultural, tan abominable como impostor y depredador de la vida continuada desde hace siglos gracias a las minorías -Iglesia, banqueros, oligarcas, lacayos gubernamentales a su servicio-.
Esta España que destruye un día si y otro también ideas como justicia, moral, igualdad, libertad. Donde la vanidad, la alienación, el esclavismo para quienes son marginados de la educación, la sanidad, la vivienda, la cultura, que si de algo no gusta, y por eso procura marginarlos, es de los pensadores de la duda y la diferencia que abominan de los espectáculos folklóricos y vulgares sea en el ocio o la política.

Y eso significa que ni la Inquisición murió, ni el fascismo fue derrotado y vencido, ni la censura terminó de desaparecer nunca, ni la incultura dejó de extenderse en la mayor parte de sus habitantes, ni los valores de la libertad, el respeto a quienes piensan de manera diferente a la llamada correcta, ni los que desde fuera o dentro incluso de los Gobiernos intentan o intentaron salir de esa herencia y la continuidad de la malhadada historia, encontraron suficientes apoyos para conseguirlo.

El culto y respeto y práctica de los que gustan de la sensibilidad, la belleza, el silencio, la palabra meditada y no espetada sin raciocinio alguno, el pensamiento que se alimenta de dudas en vez de catecismos, son abominados por quienes se entregan a lo soez, grosero, ruidoso, feo, rindiendo culto al verdadero Dios, el dinero, y su cada vez más predilecto Hijo, el Pofeta de la publicidad.

Pero entramos en elecciones. Y nos invade la campaña en que todos sus voceros invocan al pueblo, a la gente, a los ciudadanos. Los del Rocío, las banderas, espectadores de los múltiples Sálvame, loterías, tertulias de cualquier índole. ¿Quiénes convocan? Los conductores, sean sacerdotes o políticos, que ya no se diferencian unos de otros. ¿Qué buscan? Unirlos como se hace con los rebaños de carneros camino del matadero, los búfalos provocados en estampida, las hormigas en sus construcciones habitacionales o acarreos de comida, los espectadores en los conciertos, estadios, mítines. ¿Con qué fin? El que les den fuerza necesaria para erigirlos no sólo en líderes, sino para que los conduzcan sea al poder o a la guerra, al totalitarismo o a la sumisión. ¿Y el precio? La pérdida de sus pensamientos, voluntades, singularidades y diferencias.

He ahí el terrible resultado: basuras humanas y políticas que pueden concluir a veces en hornos crematorios, otros en campos de concentración para quienes huyen de la guerra y la miseria, y los más a las ciudades de infinitas celdas y desastres ecológicos  cada vez más controlados y vigilados y penados quienes en ellas habitan, y confortables espacios apartados y lujosos cada vez más vigilados e impenetrables.

¿Cuándo se hablará de liberación, y formas de acometerla, para que quienes lo hagan al menos se sientan libres? Porque a los que así lo hagan, es a quién hay que apoyar y combatir siempre a los herederos de la España que despreciamos.

La Linterna del S. XXI