miércoles, 10 de febrero de 2010

El partido popular Y El Ministerio de Cultura

Lleva razón, su razón, el p.p pidiendo la supresión del Ministerio de Cultura. El pp es congruente consigo mismo. En economía, en defensa de los llamados valores patrios, de la iglesia, y en su odio a la cultura. El pp es el buen y legítimo heredero de Franco y Millán Astray. La inteligencia siempre es culpable. Y los intelectuales mejor fusilarlos, encarcelarlos o desterrarlos, como mal menor si es necesario reducirles al silencio. Sabe que un país más culto es siempre un país más libre. Y el pp odia la libertad. No quiere ciudadanos instruidos, que alberguen dudas y planteamientos críticos, que sean independientes. Prefieren la zafiedad, el mal gusto, el aborregamiento, su pensamiento único. Televisiones como la de Madrid o las del encanallamiento privado en las que lo grosero, lo escatológico "forman" un ciudadano, hombre o mujer, perversamente estúpico. Así puede manejar la economía a su gusto, el de los corruptos empresarios o los voraces banqueros. y La Iglesia reinando sobre la sociedad e imponiendo sus cadenas a cuanto abarca su dominio: educación, gustos sociales, hábitos personales, libertades de toda índole, educación y naturalmente ... la cultura. El pp es inculto por origen, fines y métodos, ¿cómo no va a pedir la supresión de un ministerio como el de la cultura? Otra historia es la de los partidos nacionalistas: éstos, encerrados en su monotemático discurso, sólo piensan en la exclusión del contrario, en ejercer el monopolio de su poder sobre el territorio en que aspiran a reinar. No es la multiculturalidad -palabreja-, no es el conocimiento, tolerancia y desarrollo de todas las culturas lo que les preocupa. Al fin ya tenemos la de USA. A ese poder si se plegan. A sus telefilms, su idioma, su cultura, sus canciones y los Gasol de turno hasta en la sopa. A sus juegos, más publicitarios que otra cosa, por extraños que sean a nuestras costumbres. Buenos colonos del imperio, ¿qué les importa lo que pasa en el resto del mundo? No, no quieren conocer ni desarrollar libertades.
Para el pp la cultura ha de desaparecer para que el ser humano sea cada vez más esclavo del poder, y si el poder es único mejor. Así nadie protestará. ¡Que muera la inteligencia, que viva la corrupción y la estulticia! Alabado sea el pp, reza la Iglesia.

1 comentario:

La Linterna del S. XXI